Descarga el Comunicado

«Año de la Juventud.»

Comunicado Nº 18.
01 de Diciembre 2017.

Paz y Bien

Con cariño fraterno saludo a cada una de mis hermanas, en este tiempo en que nos disponemos con mayor entusiasmo y profundidad a vivir un año más, este Adviento. Pidamos a Jesús que nos ayude afinar los oídos y el corazón para poder renovar el camino de nuestra vida.

Comenzamos el Adviento tiempo de esperanza, tiempo de acción de gracias , de reflexión y espera gozosa, es decir un nuevo camino del pueblo de Dios con Jesucristo, nuestro Pastor, el Verbo hecho carne: que nos guía en la historia hacia el cumplimiento del Reino de Dios, redescubramos la belleza de estar todos en camino: la Iglesia con su vocación y misión, y la humanidad entera está en camino.

Y nuestra manera de vivir el Adviento este año es nueva, porque cada vez que intentamos volver a la fuente y recuperar la frescura original del Evangelio, nos brotan deseos nuevos, caminos inéditos, otras formas de expresión, compromisos diferentes… más ganas de vivir, para ser signos de esperanza, en nuestro mundo que ha perdido la esperanza de que el Señor venga a salvarnos.

La Vida Consagrada no somos sólo gente que espera sino que somos el «Adviento de Dios»:

«Vosotros podéis devolver esperanza a los jóvenes, ayudar a los ancianos, abrir caminos hacia el futuro, difundir el amor en cada lugar y en cada situación. Si esto no sucede, si en vuestra vida ordinaria falta el testimonio y la profecía, entonces, os repito nuevamente, es urgente una conversión.»

– Francisco. 11.S S. italianos.

 

Si tienes fe en el Señor tendrás esperanzas y la alegría entrará en tu corazón. el contacto con Jesucristo vivo en la Eucaristía es el único que nos puede dar la esperanza a través de María Reina, de la paz y la esperanza. Me encomiendo a su oración y cuenten con la mía.

 

«Jesús mío, yo confío en ti»

 

Hna. María Belén García Yáñez

Hna. Superiora General

Hermana Purificación, descansa en Paz
¿Curiosidad por la vida religiosa? ¡Te esperamos!

Oración para obtener gracias del Señor mediante la intercesión de la Venerable Sierva de Dios Ma. Librada del Sagrado Corazón de Jesús, Orozco Santacruz.

Padre Celestial, que te dignaste llamar a la Vida Religiosa a la Venerable Sierva de Dios María Librada, dotándola en forma especial de la vida de Cristo tu Hijo; y le concediste la luz del Espíritu Santo para difundir el Carisma de la Compasión y Misericordia hacia todos los pobres y necesitados y le inspiraste la fundación de una Familia Religiosa en tu Iglesia; te rogamos con fe, que lleves a feliz término la causa de Beatificación y Canonización de la Venerable Sierva de Dios María Librada. 

Por intercesión de ella te pedimos…    (Se pide la gracia que se desea por intercesión de la Venerable Sierva de Dios María Librada) 

Para mayor gloria tuya, alabanza de la Santísima Virgen, Nuestra Señora del Refugio y provecho de tu Iglesia. Te lo pedimos por el mismo Cristo Nuestro Señor. Amén. 

Padre Nuestro… Ave María y Gloria

Con Licencia Eclesiástica. Puede imprimirse aquí PDF

Cualquier favor o milagro comunicarlo de inmediato a la Hna. María Guadalupe León López, promotora General de la Causa de Beatificación, o a cualquiera de las hermanas de la Congregación.

E-mail. contacto@franciscanasdelrefugio.org | Cel. 33 16 08 36 78 | Tel. (33) 36 33 07 17

You have Successfully Subscribed!

Oración al Espíritu Santo, para implorar de Dios las gracias necesarias en el XXIII Capítulo General ordinario de elección.

 

Te invitamos a que te unas en ferviente oración por el éxito de nuestro XXIII Capítulo General, para que Dios, en su infinita misericordia, nos conceda ser dóciles a su Espíritu y todas las decisiones que se tomen sean en bien de la Iglesia y de nuestra Congregación, y podamos dar un mejor servicio y testimonio ante el pueblo de Dios.

 

Ven Espíritu Divino,

manda tu luz desde el cielo,

Padre amoroso del pobre;

don en tus dones espléndido;

luz que penetra las almas;

fuente del mayor consuelo.

 

Ven, dulce huésped del alma,

descanso de nuestro esfuerzo,

tregua en el duro trabajo,

brisa en las horas de fuego,

gozo que enjuga las lágrimas

y reconforta en los duelos.

 

Entra hasta el fondo del alma,

divina luz y enriquécenos.

Mira el vacío del hombre

si Tú le faltas por dentro;

mira el poder del pecado

cuando no envías tu aliento.

 

Riega la tierra en sequía,

sana el corazón enfermo,

lava las manchas, infunde

calor de vida en el hielo,

doma el espíritu indómito,

guía al que tuerce el sendero.

 

Reparte tus Siete Dones

según la fe de tus siervos.

Por tu bondad y tu gracia

dale al esfuerzo su mérito;

salva al que busca salvarse

y danos tu gozo eterno.

 

Amén.

 

Franciscanas de Nuestra Señora del Refugio.
XXIII Capítulo General ordinario de elección 2019.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest