La gloria inmerecida de contribuir mano a mano en la divina y maravillosa obra de la creación en los nuevos seres corresponde a la mujer. Es ella, la que por bondad de Dios, día a día, en la intimidad de su ser, coopera con el Señor en la formación de su hijo. Inmerecida gracia que dignifica a la mujer, pero a la vez, estigma que paga muy caro la pobre joven que pretende ser madre fuera de las leyes marcadas por Dios y la sociedad.

Estas pobres jóvenes desorientadas son las almas que han movido la fibra más íntima del corazón sensible y comprensivo de la señorita Librada, obligándola a lanzarse a la acción, haciendo el bien al necesitado.

 

SUCESOS

La gente del pueblo: los niños, los pobres, los ignorantes y los que sufren son por instinto más psicólogos de lo que se cree, porque a maravilla saben bus­car y encontrar a las personas que llevan la misericordia en el corazón.

Diariamente palpamos estas realidades, así que, es muy lógico que nuestra biogra­fiada señorita Libradita, sea el paño de lá­grimas de los desamparados que en canti­dad acuden a la dama rica y desprendida que nunca los deja ir con las manos vacías, ni menos aún desconsolados.

Es el caso de una joven que ha caído perdiendo su más valioso tesoro; acude a la señorita recomendable, piadosa y buena en busca de abrigo, de consuelo, de elevación moral. Le llegó al alma tamaña desgracia y su generoso corazón busca lue­go el modo de ayudar a esta pobre creatura. Supo de una casa de arrepentidas que exis­tía en las afueras de la ciudad de Guadala­jara y con cierta ilusión se dirigió allí sin tardanza, pero cuál no sería su tristeza al encontrar sólo ruinas y escombros en esa casa, que había tenido por fin muy noble de «La elevación Moral de la Mujer Caída».

Las almas fuertes no se amedrentan ante los obstáculos. No encuentra asilo donde lo busca. De momento lo soluciona alquilando para la joven, una casita; y proporcionán­dole ayuda moral en consejos y económicamente, en alimentos y renta.

Ruinas y escombros de una casa. . . he­cho tan natural, pero que ha dado origen al doblemente trascendental suceso: Una Comu­nidad o Congregación Religiosa y una ca­sa donde, se rehabilite la joven caída.

Porque… en su fogoso corazón había nacido la esperanza de dedicarse con la au­toridad de la Iglesia a este humanitario apos­tolado y obtener aquellas ruinas, lugar apro­piado para poder llevar a cabo sus santos ideales de regeneración moral y social, me­diante la construcción de un asilo recogido y silencioso donde pudieran encontrar esas pobres jóvenes: el abrigo, la comprensión y el amor que les niega la familia y la socie­dad, factores esenciales para su rehabilita­ción ante Dios y ante los hombres.

Comunica sus proyectos a su confesor, el M.R.P. Teófilo García Sancho, el prudente y docto Padre le dice: «Espera, todavía no».

Porque… indudablemente, quiere que ma­duren esos proyectos, que se pese, que se mida la magnitud de esos ideales, en fin, quiere probar para estar sin duda alguna, más seguro del triunfo.

Las penas de estas pobres almas y la es­peranza de impedir más pecados de esta ín­dole la traen preocupada y por segunda vez entrevista a su padre Confesor y vuel­ve a exponer su deseos de hacer el bien a estas pobres almas caídas.

El R.P. Sancho, al oír sus instancias, con toda prudencia y tino le dice: «Pidamos a Dios nos indique cuál es su voluntad».

Me complace exponer que en nuestras Crónicas (vida diaria) no faltan los pronósti­cos, sueños y ese conjunto de hechos que tarde o temprano nos manifiestan los desig­nios de Dios. Por esto con su ingenuidad fran­ciscana, nuestra Cronista, nos relata dos sue­ños de la señorita Libradita relacionados con nuestro asunto.

nino-dios

Niño Dios Encadenado

Como muchas veces sucede que en el sueño revivimos algo de lo que traemos en­tre manos, soñó que fue a ver aquella caso­na abandonada llamada Capilla Vieja, pero no iba sola, sino que la acompañaban otras dos señoritas que pensaban y vestían como ella. Es de suponer, puntualiza nuestra Cro­nista, que cuando fue a esa casa para arre­glar el internado de aquella joven que lo so­licitaba, no entró a la casa sino que en la portería arreglaría su asunto. Pero en el sue­ño fue cosa diferente: iba a reconocer la Casa y entraron en la pieza que hacía de recibidor, vio un cuadro que representaba al Niño Dios, de tamaño natural (pues el cua­dro mide más de un metro de largo por setenta centímetros de ancho), se acerca ella a mirar ese cuadro y vio como el Niño Dios tiene su cuerpecito encadenado y al inspec­cionarlo mejor, ve que el Niñito toma en sus manitas la cadena y se la pone a ella.

divino-preso

Divino Preso

Continúan el reconocimiento de la Casa, en otra pieza vio una imagen del Divino Pre­so, de mediana talla, igualmente una de Ntra. Señora de los Dolores muy hermosa, pero ambas muy deterioradas. Se acercó a con­templarlas todavía seguida de sus dos com­pañeras; pero allí vio que un señor, tomó por la mano a una de ellas y la sacó hasta la calle. (Quedando únicamente una de sus compañeras y ella).

Se dirigieron entonces a la Capilla que es­taba completamente en ruinas y vio hacia un lado muchas personas vestidas de café, hacia otro lado muchas niñas vestidas de azul marino, en otro lado, muchas personas vestidas indistintamente.

El otro sueño, aunque al parecer diferen­te al primero, viene a ser la conclusión de aquel.

Esta vez soñ que fue a un negocio con el R.P. García Sancho y que estando con él en el corredorcito inmediato a la portería del Convento de la Basílica de Zapopan; vio en los claustros de los altos, en una ventana de las que dan al patio de la portería, a un re­ligioso, también lo vio el R.P. Sancho, quien le dijo: «Mira, ese es el Padre que te va a ayudar».

¿Cómo siguen desarrollándose esos acon­tecimientos?

¿Sin violencia, al parecer accidentalmen­te? No, sino marcados por una Providencia que ata y desata nuestros planes.

«Y es así que la Hermana Mayor de la V.O.T. del Seráfico Padre en Sayula, Jal., por enfermedad tuvo que venir a Guadalajara, ella era la señorita Susana de la Fuente, quien a la sazón tenía unos 50 años y aun­que era de muy buena posición social, vestía humildemente sin boato ni lujo alguno. Deseaba conocer a la Hermana Mayor del templo de Aranzazú y la buscó hasta encontrarla».

Este hecho bien puede considerarse energético en el desarrollo de los acontecimientos que nos dieron Congregación y Apostolados.

convento-de-zapopan

Convento de Zapopan

Desde la primera entrevista simpatizaron las dos señoritas, pues su corazón al unísono abrigaba los mismos deseos de vida religiosa, de hacer el bien, de impedir el pecado. La señorita Orozco informa a la señorita Susana de la Fuente de cuantos proyectos tiene, de si dos entrevistas con el R.P. Sancho; el cariz de posibilidad que toma el asunto, pues el ‘’pidamos a Dios nos indique cuál es su voluntad» de su confesor, suena a sus oídos mucho más halagüeño que aquel «Espera todavía no», conque la despidiera cuando por primera vez tratara este asunto. Contagiada la señorita de la Fuente y haciendo realidad sus decisiones se dirigen a entrevistar al Venerable Padre Sancho.

El R.P. al verlas tan entusiasmadas y oír por tercera vez sus instancias; comprende que es del agrado de Dios esta empresa y decide de enviarlas con el R.P. Pascual Avelar.

Lo hace con este recado: «Díganle al R. P. Avelar, que las envío yo y que le digo que haber que puede hacer por ustedes».

El R.P. Avelar es muy conocido de la familia Orozco, debemos recordarlo, la señorita Librada lo conoce y recuerda que en el sueño el R.P. García Sancho le había dicho que él sería quien la ayudaría y ahora al ser enviada a él, gozosamente sorprendida, presiente sin duda la grandeza de la obra pues ésta perdura y da frutos en el tiempo y en el espacio; y es de imaginar los sentimientos que embargarían su corazón.

El citado Padre vivía en una casita chiquita, pero muy aseada dice nuestra cronista, cerca del templo de San Felipe. Allá se dirigieron sin dilación nuestras señoritas, que fueron muy bien recibidas. Era la hora de la merienda, y allí en su mismo comedorcito trataron el asunto.

¿Por qué el R.P. Avelar que en sus escri­tos y tradición se nos muestra tan sensato y prudente; acepta de inmediato y se lanza co­mo torbellino poniendo manos a la obra? ¿Unicamente por obediente?

Sí por cierto, testimonios hay, pero tam­bién no cabe duda, porque era necesario que la naciente y futura Congregación tuviera en él su sostén y guía. Ya que él mismo más tarde lo dirá; conoció ser esto Voluntad Divi­na.

 

TRÁMITES

Siguiendo nuestros escritos copio para ustedes: Enterado el muy reve­rendo padre Avelar, del objeto de la visita de estas dos señoritas, y de las disposiciones del M.R.P. Teófilo García Sancho, las invita a que se vayan yendo y lo esperen en el pa­sillo del Arzobispado. Debemos advertir, apunta N.M. Gómez, que fue siempre tan grande la actividad de nuestro Padre, parti­cularmente en este asunto, que cuando las señoritas Orozco y de la Fuente lo esperaban inquietas en las puertas del Arzobispado, para ir a hablar con el Ilmo. Sr. Loza, él ya bajaba las escaleras, anunciándoles que había tratado el asunto. Y muy complacido les decía que el Ilmo. señor estaba muy de acuerdo y contento, que ya no era necesario que ellas subieran.

Esto sucedía por el mes de febrero de 1888.

Encuentro un manuscrito de nuestro re­verendo Padre Fundador, Fray Pascual An­tonio del Niño Jesús Avelar, con fecha del año de 1897, que a maravilla sigue el hilo de la presente narración y me permito co­piarlo íntegro:

obispo-pedro-loza-y-pardave

Obispo Pedro Loza y Pardavé

«En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Doy principio a la Crónica de este lugar, o sea del Colegio de María Santísima del Refugio, fundado en el año de 1897 por las señoritas Librada Orozco, Matiana Orozco, Susana de la Fuente y el suscrito Capellán, Fray Pascual Antonio del Niño Jesús Avelar.

Era una noche obscura del mes de febre­ro de 1888, cuando a eso de las 7 de la no­che se me presentaron las señoritas Librada Orozco y Susana de la Fuente; rogándome fue­ra a hablar con el Ilustrísimo Sr. Arzobispo Dr. Don Pedro Loza y Pardavé, para supli­carle a su nombre, se sirviera concederles la casa conocida con el nombre de: «Casa de Arrepentidas».

Inmediatamente conocí ser esto una ins­piración divina y sin réplica, me traslado al palacio Arzobispal, hablé con el venerable Prelado, que con la prudencia propia de un santo, me interroga de las proposiciones que hacen las personas que solicitan la ya men­cionada Casa.

Como era mi deber informé muy minu­ciosamente de estas señoritas que con ver­dadera abnegación querían llevar a cabo el gran pensamiento de reedificar la Casa e iglesia, todo en ruinas hacía más de 20 ó 30 años y dedicarse a emplear su dinero y personas, al nunca bien alabado fin, de pro­curar que las personas alucinadas por los deleites del mundo y que se entregan a la prostitución y a ser la perdición de muchas almas; tengan una casa a donde retirarse a llorar sus pecados y reparar los quebrantos tan lamentables que sufrieron en su moral, entregadas a tal vida.

O más bien desean estas señoritas lleva­das de amor a Dios darle estas almas a su Majestad, poniendo una Casa en donde ten­gan asilo, alimento y vestido, para así se­pararlas del camino de la perdición.

Les duele el corazón y mucho les puede que sean estas almas la causa de la perdición y el escándalo de otras tantas. Y que cuando quieren volver a Dios no hallen quien las ampare, todos huyen de ellas, pues en verdad es una llaga cancerada que nadie quiere la­var y así, sin hogar, casi es imposible su re­generación y aún su eterna salvación.

Más claro, la mujer que da un paso que atienta contra su honor, queda en ella por esto, una mancha indeleble que la sociedad nunca perdona y así degradada por su peca­do, queda sin amparo, sola, con la vergüenza de su caída. Busca en vano el medio para re­generarse.

¿Quién la ayudará? ¿Quién le dará su pro­tección?

¡Ah! qué cierto es lo que decía San Fran­cisco de Sales: «Pobres pecadores, sólo Jesu­cristo y yo nos compadecemos de ellos».

Mas no, que Dios en sus altos designios tiene destinadas almas generosas, que sin probar el veneno degradante de la iniquidad conocen sin embargo el estrago que esas caí­das ocasionan a las almas. Me parece oírlas decir: «‘Animo corazón mío, ya caíste, pues bien, yo te levantaré y tendiéndoles la pode­rosa mano de su protección, las animan a vol­ver al sendero del bien, ofreciéndoles hacer por ellas cuanto esté de su parte.

Esto es lo que se proponen hacer estas se­ñoritas al suplicar al Sr. Arzobispo, les con­ceda la Casa cuya historia estamos reseñan­do. Informado el Sr Arzobispo de mi petición, me dijo que me entendiera con el señor licen­ciado Don Miguel Verea, quien estaba encar­gado por su señoría de dicha Casa y que él se informaría de los arreglos que fuéramos teniendo.

Salgo de la presencia del Prelado y a pe­sar de que la noche estaba muy obscura y llu­viosa sin embargo, las señoritas Susana de la Fuente y Librada Orozco, me esperaban deseosas de saber el resultado en las puertas del Arzobispado. Se los digo e inmediatamen­te nos vamos a la casa del licenciado Verea.

Le hablamos del asunto y nos contestó: “Que hacía como 15 días que el Sr. Loza le había hablado sobre este negocio, deseando cuanto antes se reedificara la Casa. Nos sorprendimos mucho puesto que a nadie habíamos hablado sobre el asunto, pero no debíamos sorprendernos siendo tan conocida la santidad de S. Ilustrísima.

Pero sí nos alentamos más, porque este acontecimiento nos hizo creer que era de la voluntad de Dios esta empresa. Se empezaron a arreglar con el Lic. Verea las bases que se debían de adoptar para que tomaran posesión de la Casa, sin dejarles de advertir lo que decía el Sr. Arzobispo, que esta Casa sería destinada solo para reparar y conservar a las que Dios llama a la gracia de la conversión, para que resuciten a la vida religiosa que perdieron en los combates de la vida.

Según una tradición, una señora piadosa recogió en su casa a una pobre joven vivía mal. Y deseando separarla del camino de la perdición, se la había llevado a su casa. Mas, como era natural salían a Misa y en una ocasión el hombre con quien vivía, la encontró y la mató. A esta desgracia tan sensible para el corazón de tan piadosa señora se siguió el pensamiento de edificar una casa para asilar a esta clase de personas. Le habló a su confesor que según asegura la tradición, era hijo del Seráfico Padre Francisco y desde luego se dio principio a la construcción de la Casa.»

Hasta aquí es copia exacta de los apuntes hechos de puño y letra de nuestro muy ilus­tre Fundador y Capellán el M.R.P. Fray Pas­cual Antonio del Niño Jesús Avelar.


Dejamos nuestra historia cuando nuestro Padre Fundador les da en el pasillo del Arzo­bispado a las señoritas la buena noticia; con­tinuemos diciendo que el Lic. Verea hizo una escritura privada, en la que cedía la propie­dad de esa casa a las señoritas Librada Orozco, Susana de la Fuente y Matiana Orozco.

Me complace preguntar: ¿Por qué son 3 personas en lugar de las 2 que anduvie­ron en esos trámites? ¿Recordamos el primer sueño?

Iba a inspeccionar la casa con dos com­pañeras, etc. Hasta su pretendida entrevista con el Sr. Arzobispo sólo eran dos. ¿Por qué en la cesión ya son tres?

Porque, escribe nuestra cronista:

«Es de saber que al llegar las señoritas a su casa, regresando del arzobispado contentísimas, le platicaron a Matianita el buen resultado de su proyectos y ella se entusiasmó tanto que les ofreció también su capital y les rogó la admitieran para trabajar en el arreglo y adaptación de la casa. Razón es esta porque a ella también le perteneció figurar en la es­critura de la cesión».

Y yo comento: Nuevo acontecimiento que haría estremecer el corazón de la señorita Li­brada, palpando algo fuera de lo ordinario; que nosotras podemos bien decir, por los acontecimientos sucedidos, algo sobrenatural, el sumarse su hermana Matiana a la Socie­dad Orozco de la Fuente. Estos primeros arre­glos se verificaron a partir del mes de fe­brero de 1888.

El Lic. Verea se reservó la propiedad de la casa en escritura pública para asegurarla de los estragos civiles por la razón siguiente: Se sabe que la señora Dolores Anaya em­pezó a construir esta Casa con el mismo fin y que fue dedicada a la Sma. Virgen de los Dolores, pero no pudo continuar su construc­ción.

A su muerte acaecida entre el año 50 ó 60 de mil ochocientos, quedaron viviendo allí una ahijada con su familia, su sobrina, que por llamarse dos de ellas Jesús, eran llama­das Jesusitas. Por motivos desconocidos, tal vez por falta de recursos, se recargaron en las contribuciones y les fue rematada la Casa. En estas condiciones la compró el Lic. Verea a su nombre, pero perteneciendo al Arzobis­pado.

Igualmente, esta es la razón por la cual aún después de haber cedido a las señoritas Orozco y de la Fuente la propiedad, siga él en lo civil, resguardándola con su garantía de particular laico. La escritura de cesión de propiedad, por prudencia la dejaron en el Arzobispado y la otra de amplísimas facul­tades, la tuvimos en el Refugio un tiempo y antes de entregarla me puso N.P. Avelar a copiarla, copiamos aún los sellos y se guar­dó esta copia en el archivo de la Casa. Posee­doras ya de esta escritura surge la necesidad de ir a reconocer e inspeccionar la Casa. Así lo hicieron las tres señoritas, que ligadas es­taban con los mismos intereses; se dirigen a ella y piden permiso de entrar, claro está, sin manifestar el objeto de su visita. Al entrar a la pieza donde las recibieron, ve Libradita con admiración el cuadro que soñara, el del Niño Dios encadenado (que ac­tualmente se encuentra en la Unidad Histórica en la Casa General, segundo convento fundado por la madre Libradita: Libertad 142 en el centro de Zapopan, Jal. México).

Entrando un poco más llegaron a una pieza grande donde vio la escultura del Di­vino Preso en un nicho, como lo soñara (se venera en la Unidad Histórica en la Casa General, segundo convento fundado por la madre Libradita: Libertad 142 en el centro de Zapopan, Jal. México); e igualmente la escultura muy hermosa aunque en pésimas condiciones, de la Sma. Virgen de los Dolores (que se encuen­tra en el templo del Refugio en Guadalajara) Al acercarse a contemplar cual lo había he­cho en sueños, recordó que estando allí un señor tomó por la mano a una de sus com­pañeras y la sacó hasta la calle».

Estaba viendo cumplida otra parte de su sueño: tres las que visitaron la casa, tres los objetos que con admiración reconocían: el Ni­ño Dios encadenado, el Divino Preso y la Sma. Virgen de los Dolores. ¿Se cumpliría lo que faltaba? ¿Cuál de sus compañeras la abandonaría? ¿Qué significarían los grupos que a un lado de la Capilla había visto?

Lo que para ella en aquel instante era un enigma, el tiempo lo pone de manifiesto. La señorita de la Fuente, como a su tiempo se verá, se retiró. Los tres grupos los identi­ficamos como sigue: El formado por las per­sonas vestidas de café, son los miembros de nuestra creciente comunidad Franciscana; el de niñas vestidas de azul marino son, no ca­be duda, el numeroso de colegialas atendi­das por nuestras Hermanas (es por esta razón el tradicional azul marino de nuestros uni­formes). El grupo que viste indistintamente es el de Magdalenas que no se ha creído con­veniente uniformar, puesto que no hay ra­zón de exigir esta nota característica a de­terminado grupo de personas.

Continúa el arreglo de la cesión y siga­mos a nuestra Cronista que dice:

«No sé por­que razón en el año de 1888 y 1889 se celebraba el diario cuaresmal en casas particulares y las señoritas Orozco de la Fuente, María Romo y yo nos reuníamos unas veces en la casa de la señora María Reyes viuda de Corvera y otras en la de la familia Robles Cañedo. Después del santo Ejercicio, entre ellas sólo se oía pláticas acerca de la vida religiosa y de ciertos proyectos que traían entre manos. Matianita muy entusiasmada decía: Ya nos van a dar posesión de la casa que llaman de Arrepentidas. Yo nada más las oía, sí me interesaba y quería ser religiosa, pero callaba».

Nuestra misma Madre Gómez cuenta que se sentía una chiquilla entre ellas; lo dice claro, su edad (17 años); pero su madurez le daba paso franco entre personas grande y que fraguaban algo más grande todavía «Iniciar o fundar una Familia Religiosa».

 

PROYECTOS PLASMADOS EN REALIDADES

Se inician los trámites ordinarios y necesarios que en cualquier obra se requieren en el mes de febrero  de 1888, fecha que sirve de punto de partida a posteriores sucesos y grandes realizaciones. El tiempo parece caminar despacio, pero aun así, cuando menos piensan, han pasado catorce meses y tras los trámites legales y documentos correspondientes, las señoritas Librada Orozco, Susana de la Fuente, Matiana Orozco y al frente de ellas el M.R.P. Fray Pascual Avelar, con pleno consentimiento y gusto del ilustrísimo Sr. Arzobispo Dr. Don Pedro Loza y Pardavé y de sus respectivos superiores en la Orden, recibieron el viernes 1° de abril de 1889 la posesión de la Casa.

Es de imaginar la satisfacción que este acontecimiento les produjera, aunque comí dice nuestra Cronista:

«Estaba todo en soleras, porque únicamente estaban techadas tres piezas que seguían de la portería hasta la Capilla, pero aun así ya tienen ahora el lugar preciso dónde realizar sus anhelos. Y… manos a la obra » inmediatamente empezaron a hacer sus presupuestos según sus capitales para dar principia a la construcción de la tan deseada Casa.

La señorita Susana de la Fuente regresó a Sayula a ultimar sus asuntos para libre­mente venirse a participar en la empresa. Y el primero del mes de mayo del mismo año empezó el trabajo de albañilería. Este trabajo desde un principio fue debidamente planeado, sin desviarse del plano aprobado por las debidas autoridades, trabajaban con tesón, fustigado por los ideales preconcebi­dos. Mediaba sólo un mes en este trabajo constructivo, cuando se presenta a nuestra protagonista, la joven María García de 18 años de edad, pidiendo amparo para su desgracia, pues creía con certeza que su fa­milia al conocer su situación, se la negara.

Este hecho, la situación socio-moral de esta joven que recurre a la piadosa señori­ta Librada, marca el nacimiento tangible de nuestro meritorio apostolado Moral y Social o Rehabilitación de la Mujer. Fecha que en la historia corresponde al día 1° de junio de 1889.

Apostolado Promoción integral de la mujer

Apostolado Promoción integral de la mujer

EL NOMBRE ACTUAL DE ESTE APOSTOLADO ES “PROMOCIÓN INTEGRAL DE LA MUJER” y las mamás solteras en las casas hogar que se reciben son solo hasta los 15 años de edad, es decir son mamás en su niñez y adolescencia…

 

Conocer más sobre este apostolado 

Galería de fotos históricas de episodios de Nuestra Congregación

Oración para obtener gracias del Señor mediante la intercesión de la Venerable Sierva de Dios Ma. Librada del Sagrado Corazón de Jesús, Orozco Santacruz.

Padre Celestial, que te dignaste llamar a la Vida Religiosa a la Venerable Sierva de Dios María Librada, dotándola en forma especial de la vida de Cristo tu Hijo; y le concediste la luz del Espíritu Santo para difundir el Carisma de la Compasión y Misericordia hacia todos los pobres y necesitados y le inspiraste la fundación de una Familia Religiosa en tu Iglesia; te rogamos con fe, que lleves a feliz término la causa de Beatificación y Canonización de la Venerable Sierva de Dios María Librada. 

Por intercesión de ella te pedimos…    (Se pide la gracia que se desea por intercesión de la Venerable Sierva de Dios María Librada) 

Para mayor gloria tuya, alabanza de la Santísima Virgen, Nuestra Señora del Refugio y provecho de tu Iglesia. Te lo pedimos por el mismo Cristo Nuestro Señor. Amén. 

Padre Nuestro… Ave María y Gloria

Con Licencia Eclesiástica. Puede imprimirse aquí PDF

Cualquier favor o milagro comunicarlo de inmediato a la Hna. María Guadalupe León López, promotora General de la Causa de Beatificación, o a cualquiera de las hermanas de la Congregación.

E-mail. contacto@franciscanasdelrefugio.org | Cel. 33 16 08 36 78 | Tel. (33) 36 33 07 17

You have Successfully Subscribed!

Oración al Espíritu Santo, para implorar de Dios las gracias necesarias en el XXIII Capítulo General ordinario de elección.

 

Te invitamos a que te unas en ferviente oración por el éxito de nuestro XXIII Capítulo General, para que Dios, en su infinita misericordia, nos conceda ser dóciles a su Espíritu y todas las decisiones que se tomen sean en bien de la Iglesia y de nuestra Congregación, y podamos dar un mejor servicio y testimonio ante el pueblo de Dios.

 

Ven Espíritu Divino,

manda tu luz desde el cielo,

Padre amoroso del pobre;

don en tus dones espléndido;

luz que penetra las almas;

fuente del mayor consuelo.

 

Ven, dulce huésped del alma,

descanso de nuestro esfuerzo,

tregua en el duro trabajo,

brisa en las horas de fuego,

gozo que enjuga las lágrimas

y reconforta en los duelos.

 

Entra hasta el fondo del alma,

divina luz y enriquécenos.

Mira el vacío del hombre

si Tú le faltas por dentro;

mira el poder del pecado

cuando no envías tu aliento.

 

Riega la tierra en sequía,

sana el corazón enfermo,

lava las manchas, infunde

calor de vida en el hielo,

doma el espíritu indómito,

guía al que tuerce el sendero.

 

Reparte tus Siete Dones

según la fe de tus siervos.

Por tu bondad y tu gracia

dale al esfuerzo su mérito;

salva al que busca salvarse

y danos tu gozo eterno.

 

Amén.

 

Franciscanas de Nuestra Señora del Refugio.
XXIII Capítulo General ordinario de elección 2019.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest